Manolito Simonet y su Trabuco

Compositor, arreglista y pianista autodidacta, la música cubana fluye por las venas de Manolito Simonet, lo que le ha convertido en una de las figuras más destacadas de la música popular cubana contemporánea. En 1993 creó su banda que se distinguió desde sus orígenes en fusionar la música tradicional cubana, como la guaracha, el bolero, el chachachá o el danzón con otros géneros de la música popular bailable. El “trabuco”, que en Cuba se refiere a “energía”, está formado por 16 músicos, con una formación original basada en la guaracha, con violín y flauta, a la que Manolito añadió percusión, metales y teclados. Canciones como “Marcando la distancia”, “Llegó la música cubana”, “Linda Melodía” o “Locos por mi Habana” forman ya parte del patrimonio musical de Cuba.