hasta-2019

En este 2018 HWM-BT hizo historia. Por una parte, Orishas se presentó en La Habana después de 18 años sin subirse a un escenario en Cuba, en un concierto único que regaló a alrededor de 11mil espectadores. De otra, el festival cumplió sus primeros cinco años y para celebrarlo le regaló al mundo, desde La Habana, tres días de mucha música, artistas y gente.

La celebración por el aniversario cerrado y su resultado comprobaron que el Festival ha crecido y ganado en experiencia y calidad, que tiene cada año unos colaboradores y un equipo más unido que lo hacen posible, que los músicos quieren estar en él y cuando lo viven les encanta, que ostenta un público muy diverso y a la vez muy parecido, que es el festival más completo que sucede en Cuba y probablemente el que con más proyección se realiza en el Caribe.

Esta volvió a ser una fiesta más allá de la música para ser de la danza, la pintura, el performance, y cuanta manifestación artística denote lo mestizo, multicultural, diverso, folclórico, alternativo, enérgico y mundial que ha caracterizado la experiencia de HWM-BT. Además, otra vez volvió a reunir a gente de cualquier color, sexo, creencia, edad, gustos, para reafirmarse como un evento inclusivo que no regala falsas expectativas y que quiere cada año sumar a más personas que busquen pasar un buen rato a través del arte.

También es un festival de oportunidades y esto se reafirma en su concurso Primera Base (PB) que este año fue superior. Los finalistas tuvieron talleres útiles para su desarrollo futuro y la posibilidad de, a través de showcases, mostrar al público y al jurado el potencial de sus propuestas.

Con Bandera, una de las bandas ganadoras del certamen, abrió el primer día de festival, junto a Gretell Barreiro, Toques del Río y DJ Jigüe. Mientras, el viernes se inauguró con una de las agrupaciones cabeza de cartel más importantes de esta edición, el conjunto matancero de ritmo arará Ojundegara, por su profunda conexión con las raíces de la música africana y cubana.

A ellos les siguió otro de los finalistas de PB, Open Mind, del percusionista Alain Ladrón de Guevara y a este, La Banda Morisca, de España. A través del baterista puertorriqueño Henry Cole y su banda Villa Locura el público pudo disfrutar un espectáculo distintivo que incluso tuvo entre sus invitados a uno de los artistas cubanos más completos, Alain Pérez.

Este fue el día además en el que se presentó la emblemática agrupación Síntesis, los gustadísimos Swing Original Monks, de Ecuador y los australianos Lolo Lovina. Un viernes que cerró a la manera de Interactivo, quienes ya saben cuál es la fórmula para divertir a lo grande.

Por su parte, el sábado constituyó un reto, el concierto de Orishas suponía una gran producción y cada uno de los artistas reservados para ese día eran muy importantes. Más allá de cualquier contratiempo, el festival logró ofrecer una linda fiesta de cierre a través de la compañía Ecos, la cantante Haydée Milanés, la española Marinah, el cubano David Blanco, los chicos de Gato Preto y The Chicken Brothers, para cerrar, en un concierto de dos horas, con Orishas. Además, los tres días de festival se enriquecieron con las actividades colaterales que como se había anunciado, tendrían de Capoeira, Afrobits, bodypainting, murales y sancudos.

Se cierra esta edición de 2018 y el principal resultado es toda la fuerza que ya comienza a crecer para desde ahora preparar el próximo festival que volverá a ser una fiesta única. Si #CONMÚSICATODOSEARREGLA HWM-BT tiene la clave. Hasta el próximo HWM-BT en 2019!!!

Haz un comentario